Ébola: Causas, Síntomas y Prevención

ebola

Según la OMS el virus del Ébola, es una enfermedad homónima, que  causa en el ser humano fiebres hemorragias; los brotes de esta  enfermedad, tienen una tasa de letalidad que puede llegar al 90%, se producen principalmente en aldeas remotas de África central y occidental, cerca de la selva tropical.

El virus se trasmite supuestamente, por animales salvajes y se propaga en las poblaciones humanas por transmisión de persona a persona. Se considera que los huéspedes del virus, son los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae. Esta enfermedad no tiene un tratamiento específico ni vacuna, ni para las personas, ni tan siquiera para las personas ni los animales.

Se dice que el Ébola, es una enfermedad infecciosa viral aguda, causada por el virus del Ébola, éste se apareció por primera vez en 1976, año en el que se presentaron varios casos de fiebre hemorragica, concretamente en Zaire y Sudán, el nombre del virus proviene del río Ébola, que se encuentra en Zaire.

Este virus proviene de la familia del virus de ARN (ácido ribonucleico) conocido como Filoviridae. Hay cinco el más común y peligroso, es el Ébola-Reston, que adquirieron los primates, y que se está propagando en humanos debido a la ingesta. Esta infección se caracteriza por sus altas tasas de mortalidad, que oscilan entre el 50% y el 95%, el virus es considerado como un arma biológica.

La prevalencia de este virus en sangre, es difícil de determinar, ya que suele presentarse en brotes o epidémicamente. Las personas propensas a contraer la fiebre hemorragica por el virus del Ébola, son aquellas que han estado en contacto directo con algún animal contagiado, o con algún paciente contagiado.

Historia del Ébola y brote actual en África

Los primeros brotes se registraron en  Sudán y Zaire en 1976, con 284 casos y 151 fallecidos, en 1979 se produjeron nuevos brotes en Sudan con 34 casos y 22 fallecidos. En la década de los 90 se presentaron casos aislados en Filipinas, Virginia y Texas. En 1994 y 2000  se registró el mayor número de casos en Gabón, más de 350 personas infectadas y alrededor de 280 fallecidos.

En 2007 se registraron nuevos brotes de fiebre hemorragica en Uganda, por el mismo  virus, con 149 infectados y 37 muertos y a principios de octubre de 2012 se decretó el fin del brote de la fiebre hemorragica en este mismo país, que solo cobro la vida de 17 personas, según los datos de la OMS.

En 2014  y precisamente en el mes de marzo fue cuando se vinieron registrando los últimos brotes, en Guinea Conakry, país en el que, el número de afectados supera ya los mil, extendiéndose por Liberia, Sierra Leona, Mali y Nigeria. A día de hoy la OMS reconoce que el virus está fuera de control, a causa de la facilidad y rapidez con la que se propaga.

Transmisión del virus del Ébola

Este virus es sumamente infeccioso, debido a las altas tasas de mortalidad, la rapidez con la que provoca la muerte y las zonas remotas donde se producen las infecciones. Se transmite a través del contacto de una persona, con el animal infectado, ya sea vivo o muerto y luego pasa al contagio de persona a persona, a través de la sangre, líquidos orgánicos (saliva, semen) o la piel y tejidos de las personas infectadas o los cadáveres.

Las infecciones por este virus, son agudas. Debido a que, la manera en que aparece el virus por primera vez en un ser humano en el inicio no está todavía determinado.

Si nos ponemos a pensar que muchas medidas higiénico-sanitarias hospitalarias no se emplean en muchos hospitales africanos, llegamos a la conclusión de por qué se hace fácil la propagación del Ébola.

Signos y síntomas

Los síntomas característicos son:

  • Aparición súbita de fiebre.
  • Debilidad intensa.
  • Dolores musculares, de cabeza y de garganta
  • Vómitos, diarrea, erupciones cutáneas.
  • disfunción renal y hepática.
  • Hemorragias internas y externas.
  • Disminución del número de leucocitos y plaquetas.
  • Elevación de las enzimas hepáticas.
  • Congestión conjuntival (ojos rojos).

el-temible-ebola

Esta enfermedad, se contagia mientras que el virus esté presente en la sangre y en las secreciones, en el semen se ha llegado a aislar hasta 61 días después de la aparición de la enfermedad cuando la infección ha sido contraída en un laboratorio; el periodo de incubación tiene un intervalo de 2 a 21 días desde la infección hasta la aparición de los síntomas. La razón por la que algunas personas son capaces de recuperarse del Ébola y otros no sigue siendo un misterio para los científicos. Sin embargo, se sabe que los pacientes que fallecen, por lo general no han desarrollado una respuesta inmunológica significativa para el virus en el momento de la muerte.

Diagnóstico

Según la OMS, antes de diagnosticar la enfermedad, es importante descartar otras enfermedades fiebres hemorragicas víricas., como  el paludismo, la fiebre tifoidea, la shigelosis, el cólera, la leptospirosis, la peste, las rickettsiosis, la fiebre recurrente, la meningitis, la hepatitis y otras fiebres hemorragicas víricas. Los síntomas del paciente y  los exámenes de laboratorio específicos, permiten detectar la presencia del virus en la sangre, sobre todo en la fase aguda, especialmente con la determinación del ARN genómico o subgenómico. Sin embargo, la técnica más común para determinar la infección por este virus es la detección de Anticuerpos IgM e IgG, de hecho las infecciones por el virus del Ébola solo pueden diagnosticarse definitivamente mediante distintas pruebas de laboratorio, como son:

  • Prueba de inmunoadsorción enzimática (ELISA).
  • Pruebas de detección de antígenos.
  • Prueba de seroneutralización.
  • Reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR).
  • Aislamiento del virus mediante cultivo celular.

Pronóstico

El pronóstico de esa infección según la OMS es bastante malo, ya que se considera una patología potencialmente mortal. Se estima que la tasa de mortalidad por fallo de múltiples órganos y posterior shock hipovolémico va desde un 50 a un 90%, variando según el tipo de virus del Ébola que cause la infección. Las muestras de los pacientes suponen un enorme peligro biológico, y las pruebas tienen que realizarse en condiciones de máxima contención biológica.

Prevención y tratamiento

No hay vacuna contra el Ébola, se dice que se están probando varias, pero ninguna está aún disponible para uso clínico, como ya dije antes por falta de financiación. Los casos graves requieren cuidados intensivos y los enfermos suelen estar casi siempre deshidratados y necesitados de una rehidratación intravenosa u oral con soluciones que contengan electrólitos. Tampoco hay ningún tratamiento específico, aunque se están evaluando nuevos tratamientos farmacológicos.

No hay ninguna vacuna para animales contra el virus la OMS considera que la limpieza y desinfección regulare, con hipoclorito sódico u otros detergentes de las granjas de cerdos y monos es eficaz para inactivar el virus, lo que debe de utilizarse si se sospecha que se ha producido un brote, aparte de que los locales se pongan en cuarentena de forma inmediata.

Según la OMS para reducir el riesgo de transmisión en seres humanos, puede ser necesario sacrificar a los animales infectados, supervisando estrechamente la inhumación o incineración de los cadáveres y la restricción o prohibición del movimiento de animales de las granjas infectadas a otras zonas; lo que podría reducir la propagación de la enfermedad.

46714

Reducción por el virus del Ébola en Humanos

La OMS advierte que, a falta de un tratamiento eficaz y de una vacuna humana, la concienciación sobre los factores de riesgo de esta infección y sobre las medidas de protección que las personas pueden tomar es la única forma de reducir el número de infecciones y muertes humanas.

En África, cuando se produzcan brotes, los mensajes educativos de salud pública para reducir los riesgos deben centrarse en varios factores:

  • Reducir el riesgo de transmisión de animales salvajes al ser humano a consecuencia del contacto con murciélagos de la fruta o monos o simios infectados y del consumo de su carne cruda.
  • Deben utilizarse guantes y otras prendas protectoras apropiadas para manipular animales.
  • Los productos como la sangre y la carne, deben estar bien cocidos antes de consumirlos.
  • Reducir el riesgo de transmisión de persona a persona en la comunidad a consecuencia del contacto directo o estrecho con pacientes infectados, especialmente con sus líquidos corporales.
  • Hay que evitar el contacto físico estrecho con pacientes y utilizar guantes y equipos de protección personal adecuada para atender a los enfermos en el hogar.
  • Es necesario lavarse las manos con regularidad tras visitar a enfermos en el hospital, así como después de cuidar a enfermos en el hogar.
  • Las comunidades afectadas deben informar a la población acerca de la naturaleza de la enfermedad y de las medidas de contención de los brotes, en especial la inhumación de las personas fallecidas.
  • Los enfermos que mueren por esta causa deben ser sepultados rápidamente y en condiciones de seguridad.
  • Deben implantarse medidas de bioseguridad para limitar la transmisión.
  •  En lo que respecta al contagio por animales, los mensajes educativos de salud pública deben centrarse en la reducción del riesgo de transmisión al ser humano a consecuencia de prácticas poco seguras.
  • Se recomienda aplicar las precauciones generales cuando se atienda y trate a cualquier paciente, independientemente de que sea un caso de infección presunta o confirmada. Estas precauciones representan el nivel básico de control de las infecciones e incluyen la higiene de las manos, el uso de equipo de protección personal para evitar el contacto directo con sangre y líquidos corporales, la prevención de los pinchazos de aguja y las lesiones con otros instrumentos corto-punzantes, y un conjunto de medidas de control ambiental.

ébola-2

Tratamiento

Actualmente no existe ningún medicamento para combatir el virus del Ébola, los que se suponen que hay son solo experimentales, que por falta de medios económicos como alegan los Organismos Internacionales, no pueden utilizarse porque carecen de financiación. Por lo que, solo se puede realizar tratamientos sintomáticos o medidas de apoyo. No se recomienda la ingesta de la Aspirina (ácido acetilsalicílico) porque es un vaso dilatador, y sus posibles riesgos de manifestaciones hemorrágicas; se recomienda la ingesta de abundantes líquidos para así evitar la deshidratación y guardar reposo en cama.

Si las manifestaciones hemorrágicas se muestran en el paciente, requerirá de  la administración líquidos o sueros, así como concentrado de plaquetas transfusiones de sangre si existen pérdidas importantes, es necesario llevar un control estricto de los signos vitales como la frecuencia cardíaca, el pulso y la presión arterial con el fin de poder determinar cualquier signo indicativo de shock.

ebola_micrograph_virus-afrique

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *