ebola

Según la OMS el virus del Ébola, es una enfermedad homónima, que  causa en el ser humano fiebres hemorragias; los brotes de esta  enfermedad, tienen una tasa de letalidad que puede llegar al 90%, se producen principalmente en aldeas remotas de África central y occidental, cerca de la selva tropical.

El virus se trasmite supuestamente, por animales salvajes y se propaga en las poblaciones humanas por transmisión de persona a persona. Se considera que los huéspedes del virus, son los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae. Esta enfermedad no tiene un tratamiento específico ni vacuna, ni para las personas, ni tan siquiera para las personas ni los animales.

Se dice que el Ébola, es una enfermedad infecciosa viral aguda, causada por el virus del Ébola, éste se apareció por primera vez en 1976, año en el que se presentaron varios casos de fiebre hemorragica, concretamente en Zaire y Sudán, el nombre del virus proviene del río Ébola, que se encuentra en Zaire.

Este virus proviene de la familia del virus de ARN (ácido ribonucleico) conocido como Filoviridae. Hay cinco el más común y peligroso, es el Ébola-Reston, que adquirieron los primates, y que se está propagando en humanos debido a la ingesta. Esta infección se caracteriza por sus altas tasas de mortalidad, que oscilan entre el 50% y el 95%, el virus es considerado como un arma biológica.

La prevalencia de este virus en sangre, es difícil de determinar, ya que suele presentarse en brotes o epidémicamente. Las personas propensas a contraer la fiebre hemorragica por el virus del Ébola, son aquellas que han estado en contacto directo con algún animal contagiado, o con algún paciente contagiado.

Historia del Ébola y brote actual en África

Los primeros brotes se registraron en  Sudán y Zaire en 1976, con 284 casos y 151 fallecidos, en 1979 se produjeron nuevos brotes en Sudan con 34 casos y 22 fallecidos. En la década de los 90 se presentaron casos aislados en Filipinas, Virginia y Texas. En 1994 y 2000  se registró el mayor número de casos en Gabón, más de 350 personas infectadas y alrededor de 280 fallecidos.

En 2007 se registraron nuevos brotes de fiebre hemorragica en Uganda, por el mismo  virus, con 149 infectados y 37 muertos y a principios de octubre de 2012 se decretó el fin del brote de la fiebre hemorragica en este mismo país, que solo cobro la vida de 17 personas, según los datos de la OMS.

En 2014  y precisamente en el mes de marzo fue cuando se vinieron registrando los últimos brotes, en Guinea Conakry, país en el que, el número de afectados supera ya los mil, extendiéndose por Liberia, Sierra Leona, Mali y Nigeria. A día de hoy la OMS reconoce que el virus está fuera de control, a causa de la facilidad y rapidez con la que se propaga.

Transmisión del virus del Ébola

Este virus es sumamente infeccioso, debido a las altas tasas de mortalidad, la rapidez con la que provoca la muerte y las zonas remotas donde se producen las infecciones. Se transmite a través del contacto de una persona, con el animal infectado, ya sea vivo o muerto y luego pasa al contagio de persona a persona, a través de la sangre, líquidos orgánicos (saliva, semen) o la piel y tejidos de las personas infectadas o los cadáveres.

Las infecciones por este virus, son agudas. Debido a que, la manera en que aparece el virus por primera vez en un ser humano en el inicio no está todavía determinado.

Si nos ponemos a pensar que muchas medidas higiénico-sanitarias hospitalarias no se emplean en muchos hospitales africanos, llegamos a la conclusión de por qué se hace fácil la propagación del Ébola.

Signos y síntomas

Los síntomas característicos son:

  • Aparición súbita de fiebre.
  • Debilidad intensa.
  • Dolores musculares, de cabeza y de garganta
  • Vómitos, diarrea, erupciones cutáneas.
  • disfunción renal y hepática.
  • Hemorragias internas y externas.
  • Disminución del número de leucocitos y plaquetas.
  • Elevación de las enzimas hepáticas.
  • Congestión conjuntival (ojos rojos).

el-temible-ebola

Esta enfermedad, se contagia mientras que el virus esté presente en la sangre y en las secreciones, en el semen se ha llegado a aislar hasta 61 días después de la aparición de la enfermedad cuando la infección ha sido contraída en un laboratorio; el periodo de incubación tiene un intervalo de 2 a 21 días desde la infección hasta la aparición de los síntomas. La razón por la que algunas personas son capaces de recuperarse del Ébola y otros no sigue siendo un misterio para los científicos. Sin embargo, se sabe que los pacientes que fallecen, por lo general no han desarrollado una respuesta inmunológica significativa para el virus en el momento de la muerte.

Diagnóstico

Según la OMS, antes de diagnosticar la enfermedad, es importante descartar otras enfermedades fiebres hemorragicas víricas., como  el paludismo, la fiebre tifoidea, la shigelosis, el cólera, la leptospirosis, la peste, las rickettsiosis, la fiebre recurrente, la meningitis, la hepatitis y otras fiebres hemorragicas víricas. Los síntomas del paciente y  los exámenes de laboratorio específicos, permiten detectar la presencia del virus en la sangre, sobre todo en la fase aguda, especialmente con la determinación del ARN genómico o subgenómico. Sin embargo, la técnica más común para determinar la infección por este virus es la detección de Anticuerpos IgM e IgG, de hecho las infecciones por el virus del Ébola solo pueden diagnosticarse definitivamente mediante distintas pruebas de laboratorio, como son:

  • Prueba de inmunoadsorción enzimática (ELISA).
  • Pruebas de detección de antígenos.
  • Prueba de seroneutralización.
  • Reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR).
  • Aislamiento del virus mediante cultivo celular.

Pronóstico

El pronóstico de esa infección según la OMS es bastante malo, ya que se considera una patología potencialmente mortal. Se estima que la tasa de mortalidad por fallo de múltiples órganos y posterior shock hipovolémico va desde un 50 a un 90%, variando según el tipo de virus del Ébola que cause la infección. Las muestras de los pacientes suponen un enorme peligro biológico, y las pruebas tienen que realizarse en condiciones de máxima contención biológica.

Prevención y tratamiento

No hay vacuna contra el Ébola, se dice que se están probando varias, pero ninguna está aún disponible para uso clínico, como ya dije antes por falta de financiación. Los casos graves requieren cuidados intensivos y los enfermos suelen estar casi siempre deshidratados y necesitados de una rehidratación intravenosa u oral con soluciones que contengan electrólitos. Tampoco hay ningún tratamiento específico, aunque se están evaluando nuevos tratamientos farmacológicos.

No hay ninguna vacuna para animales contra el virus la OMS considera que la limpieza y desinfección regulare, con hipoclorito sódico u otros detergentes de las granjas de cerdos y monos es eficaz para inactivar el virus, lo que debe de utilizarse si se sospecha que se ha producido un brote, aparte de que los locales se pongan en cuarentena de forma inmediata.

Según la OMS para reducir el riesgo de transmisión en seres humanos, puede ser necesario sacrificar a los animales infectados, supervisando estrechamente la inhumación o incineración de los cadáveres y la restricción o prohibición del movimiento de animales de las granjas infectadas a otras zonas; lo que podría reducir la propagación de la enfermedad.

46714

Reducción por el virus del Ébola en Humanos

La OMS advierte que, a falta de un tratamiento eficaz y de una vacuna humana, la concienciación sobre los factores de riesgo de esta infección y sobre las medidas de protección que las personas pueden tomar es la única forma de reducir el número de infecciones y muertes humanas.

En África, cuando se produzcan brotes, los mensajes educativos de salud pública para reducir los riesgos deben centrarse en varios factores:

  • Reducir el riesgo de transmisión de animales salvajes al ser humano a consecuencia del contacto con murciélagos de la fruta o monos o simios infectados y del consumo de su carne cruda.
  • Deben utilizarse guantes y otras prendas protectoras apropiadas para manipular animales.
  • Los productos como la sangre y la carne, deben estar bien cocidos antes de consumirlos.
  • Reducir el riesgo de transmisión de persona a persona en la comunidad a consecuencia del contacto directo o estrecho con pacientes infectados, especialmente con sus líquidos corporales.
  • Hay que evitar el contacto físico estrecho con pacientes y utilizar guantes y equipos de protección personal adecuada para atender a los enfermos en el hogar.
  • Es necesario lavarse las manos con regularidad tras visitar a enfermos en el hospital, así como después de cuidar a enfermos en el hogar.
  • Las comunidades afectadas deben informar a la población acerca de la naturaleza de la enfermedad y de las medidas de contención de los brotes, en especial la inhumación de las personas fallecidas.
  • Los enfermos que mueren por esta causa deben ser sepultados rápidamente y en condiciones de seguridad.
  • Deben implantarse medidas de bioseguridad para limitar la transmisión.
  •  En lo que respecta al contagio por animales, los mensajes educativos de salud pública deben centrarse en la reducción del riesgo de transmisión al ser humano a consecuencia de prácticas poco seguras.
  • Se recomienda aplicar las precauciones generales cuando se atienda y trate a cualquier paciente, independientemente de que sea un caso de infección presunta o confirmada. Estas precauciones representan el nivel básico de control de las infecciones e incluyen la higiene de las manos, el uso de equipo de protección personal para evitar el contacto directo con sangre y líquidos corporales, la prevención de los pinchazos de aguja y las lesiones con otros instrumentos corto-punzantes, y un conjunto de medidas de control ambiental.

ébola-2

Tratamiento

Actualmente no existe ningún medicamento para combatir el virus del Ébola, los que se suponen que hay son solo experimentales, que por falta de medios económicos como alegan los Organismos Internacionales, no pueden utilizarse porque carecen de financiación. Por lo que, solo se puede realizar tratamientos sintomáticos o medidas de apoyo. No se recomienda la ingesta de la Aspirina (ácido acetilsalicílico) porque es un vaso dilatador, y sus posibles riesgos de manifestaciones hemorrágicas; se recomienda la ingesta de abundantes líquidos para así evitar la deshidratación y guardar reposo en cama.

Si las manifestaciones hemorrágicas se muestran en el paciente, requerirá de  la administración líquidos o sueros, así como concentrado de plaquetas transfusiones de sangre si existen pérdidas importantes, es necesario llevar un control estricto de los signos vitales como la frecuencia cardíaca, el pulso y la presión arterial con el fin de poder determinar cualquier signo indicativo de shock.

ebola_micrograph_virus-afrique

1013883_675020315848738_1899964781_n
Muchas veces, cuando tenemos cualquier síntoma o molestia e incluso cuando sufrimos alguna fractura debido a algún accidente, optamos por ir a una curanderia en vez de acudir al medico; no pongo en duda la eficacia de la medicina tradicional, puesto que es la mas antigua del mundo, pero lo mas aconsejable es acudir inmediatamente a un hospital, ya que corremos ciertos riesgos debido a la falta de algunas condiciones higiénico-sanitarias.
Conocí a una chica, de dieciocho años que sufrió un accidente y se partió la pierna, por desgracia su familia opto por llevarla a la curanderia, permaneció allí tres meses hasta que paso lo peor, pillo una gangrena, cuando la familia decidió llevarla al hospital ya era demasiado tarde, la amputaron la pierna y una semana después se murió. Y como estoy hablando de Salud, Higiene y Vida creí necesario contar esta anécdota. Este es el resultado de una pierna con Gangrena



Según la OMS, la tuberculosis es una enfermedad infecciosa que suele afectar a los pulmones y es causada por una bacteria (Mycobacterium tuberculosis). Se transmite de una persona a otra a través de gotículas generadas en el aparato respiratorio pacientes con enfermedad pulmonar activa. La infección por tuberculosis suele ser asintomática en personas sanas, dado que su sistema inmunitario actúa formando una barrera alrededor de la bacteria. Los síntomas de la tuberculosis pulmonar activa son tos, a veces con esputo que puede ser sanguinolento, dolor torácico, debilidad, pérdida de peso, fiebre y sudoración nocturna. La tuberculosis se puede tratar mediante la administración de antibióticos durante seis meses.
Una de cada tres personas en el mundo está infectada con bacterias latentes de la tuberculosis, pero la enfermedad se presenta sólo cuando las bacterias están en división activa. Las bacterias pueden activarse como consecuencia de cualquier factor que reduzca la inmunidad, como la infección por el VIH, el envejecimiento o determinadas afecciones. En general, la tuberculosis puede ser tratada con cuatro medicamentos antituberculosos de uso corriente (de primera línea). Si estos medicamentos se utilizan o administran mal, puede presentarse la tuberculosis multirresistente (TB-MDR). El tratamiento de la TB-MDR con medicamentos de segunda línea, que son más costosos y tienen más efectos colaterales, es más prolongado. Asimismo, se puede presentar tuberculosis extremadamente drogorresistente (TB-XDR) si dichos medicamentos se utilizan o administran mal, volviéndose, por consiguiente, ineficaces.

Las personas que padecen tuberculosis pulmonar (los pulmones son los órganos que con mayor frecuencia se ven afectados) pueden transmitir la enfermedad al toser, estornudar o sencillamente conversar, ya que al hacerlo expulsan al aire las bacterias causantes de la tuberculosis. Basta respirar unas cuantas bacterias para infectarse (sin embargo, solo una proporción pequeña de las personas infectadas contraerán la enfermedad). A veces, las bacterias ya son drogorresistente si proceden de una persona que padece TB-MDR. Otra forma de contraer la TB-MDR o la TB-XDR es cuando las propias bacterias causantes de la tuberculosis en un paciente presentan resistencia. Es posible que la mayoría de las personas que gozan de buena salud y de una inmunidad normal nunca contraigan la tuberculosis, a menos que tengan un contacto considerable con las personas que pueden contagiar la enfermedad y que no han recibido tratamiento o este ha durado menos de una semana.
La tuberculosis es una de las infecciones más comunes entre las personas infectadas por el VIH o aquejadas de sida porque hay muchas personas infectadas con bacterias de la tuberculosis (véase la primera pregunta). En los lugares donde la TB-XDR es muy común, las personas infectadas por el VIH tienen un riesgo mayor de contraer la TB-XDR, en comparación con las personas que no están infectadas por este virus, debido a que su sistema inmunitario está debilitado. Toda persona que haya estado en contacto con una persona aquejada de TB-XDR o que se cree que puede padecerla debe consultar al médico o acudir a la clínica de tuberculosis local para someterse a un examen de detección. 

Para evitar el paludismo, lo primero que debemos saber es el correcto uso de las telas mosquiteras:


  1. colocarlo de tal forma que no haya ningún hueco donde entren los mosquitos.
  2. No utilizarlo como sábanas 
  3. No es aconsejable quitarlo por que se sienta color
  4. Evitar utilizarlo como cortinas.
  5. No utilizarlo en sofás por que entran los mosquitos
Si aplicamos estas medidas, evitaremos las picaduras de los mosquitos y en parte nos libraríamos de los mosquitos. Quiero que sepáis que no soy un médico, lo único que pretendo es aportar mi granito de arena e información sobre lo desconocido, y que todos los días aprendo de los consejos que os doy y de la páginas que visito, agradecería vuestras opiniones y vuestra aportación en pro de nuestra sociedad y de estas personas desconocedoras, para que aprendan y que sepan que la vida no se limita delante de nuestros ojos; hay mas mundo y mas cosas por conocer y aprender; y lo esencial no esconder las dolencias y acudir al médico.

En nuestra sociedad tenemos algunos vecinos que son las ratas y las cucarachas, estas son portadoras de enfermedades, y si no las eliminamos corremos el riesgo de contraer las enfermedades que portan. la falta de higiene en el entorno y de buenas medidas de desinfección, nos convierten en el foco de estos bichos y se alojan a sus anchas y se convierten no sólo en huéspedes sino en enemigos de nuestra salud.
Algunas ayudas para poder prevenir a las ratas y las enfermedades de las ratas que portan y nos pueden contagiar, son: 


-no dejar basura por mucho tiempo cercanas a alguna entrada de la casa 

-mantener las normas de higiene correspondientes 

-tapar posibles agujeros donde alguno de estos animales pueda escabullirse dentro de la casa.

-mantener los lugares limpios si es que se tienen animales y controlar minuciosamente rastros de estos posibles invasores, ya sean bolsas de basura rotas, heces, o indicios de que anduvieron por nuestro hogar.

ya que las ratas pueden llegar a ser una plaga.
-Si hay niños en casa, en necesario lavarles las manos a los niños después de comer, para evitar el contacto con ellas debido al riesgo que corren de adquirir cualquiera de las enfermedades ya mencionadas.

Según datos de la OMS, el VIH/SIDA sigue siendo uno de los problemas más graves de salud pública del mundo, especialmente en los países de ingresos bajos o medios. En áfrica en particular la enfermedad sigue siendo una asignatura pendiente, debido a la falta de recursos y falta de acceso al tratamiento, así como las malas condiciones de vida, a todos estos problemas si les añadimos el mal uso de las medidas higiénico sanitarias, los abusos sexuales y la utilización de jeringuillas el uso de drogas inyectables, pues el riesgo es mayor. Según los mismos datos, indican que hay más de 7 millones de personas contagiadas que necesitan tratamiento y no tienen acceso a él. Hay estudios que indican que los índices de infección de VIH entre los jóvenes pueden ser de tres a cinco veces más elevados que entre los jóvenes. Se considera como el agente infeccioso más mortífero del mundo, a escala mundial,  son 34 millones las personas infectadas por el VIH. Hasta la fecha se ha cobrado 25 millones de vidas.Otro factor que favorece la rápida propagación de esta enfermedad en África es la hambruna que azota el continente. Las transmisiones más frecuentes son:

  • relaciones sexuales o contacto buco genitales 
  • transfusiones de sangre contaminada
  • intercambio de agujas, jeringas u otros objetos punzantes y cortantes contaminados
  • transmisión de la madre al hijo durante el embarazo, el parto o el amamantamiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado a conocer una nueva actualización de su listado modelo de Medicamentos esenciales de uso Pediátrico, para incorporar tres tratamientos para enfermedades olvidadas en determinados países, como son: 
  • La malaria 
  • El Chagas 
  • La enfermedad del sueño.
Uno de los fármacos incorporados es la combinación de dosis fija de artesunato-mefloquina para el tratamiento de la malaria en niños y adultos.  Las personas susceptibles a la mefloquina, tienen más facilidad de contraer la malaria, ya que no pueden ingerir, otros medicamentos preventivos por riesgo a sufrir ciertas lesiones. Lo que se desconoce  son los efectos adversos de este fármaco especialmente el Lariam que ha causado muchos efectos secundarios en niños, mujeres embarazadas y personas intolerantes a la mefloquina, así como muertes; en algunos pacientes ha llegado a ocasionar:
  • trastornos de personalidad
  • vértigos
  • suicidios
  • crisis nerviosas y ataques de ansiedad etc…
También se ha añadido la terapia combinada nifurtimox-eflornitina para el tratamiento de la enfermedad del sueño en etapa tardía (tripanosomiasis africana humana) en niños. La tripanosomiasis es una enfermedad causada, por la mosca Tse-tse, la enfermedad sigue patente en ciertas zonas de África subsahariana.
 El otro fármaco incluido es la versión pediátrica del benzidazol para el tratamiento de la enfermedad de Chagas. Los niños son a menudo las primeras víctimas de las enfermedades parasitarias en los países en desarrollo.

images-1-

La hepatitis C,
Es una enfermedad contagiosa del hígado causada por el virus del mismo nombre. El cuadro clínico puede ir desde un padecimiento leve que dura unas cuantas semanas hasta una afección grave y permanente que puede desembocar en cirrosis o cáncer del hígado. El virus de la hepatitis C se transmite por el contacto con la sangre de una persona infectada. Se calcula que en el mundo hay unos 150 millones de personas que padecen la infección crónica por este virus y que más de 350 000 enfermos mueren al año por afecciones hepáticas vinculadas con él. La hepatitis C se puede curar con antivíricos. Actualmente no se cuenta con una vacuna; sin embargo, las investigaciones con tal fin siguen adelante, tiene un periodo de incubación que dura entre 2 semanas y 6 meses. 
Después de la infección inicial, aproximadamente el 80% de las personas no manifiestan síntoma alguno. Algunas personas pueden presentar un cuadro clínico agudo con fiebre, fatiga, falta de apetito, náuseas, vómitos, dolores abdominales, coloración oscura de la orina, heces fecales de color grisáceo, dolores en las articulaciones e ictericia (coloración amarilla de la piel y el blanco de los ojos). 
La OMS recomienda que las personas infectadas por el virus de la hepatitis C deben: recibir educación y orientación acerca de las opciones asistenciales y terapéuticas; vacunarse contra las hepatitis A y B para prevenir la coinfección por estos virus y proteger así el hígado; buscar rápidamente atención médica apropiada, que puede consistir en la administración de antivíricos; someterse periódicamente a pruebas que permitan diagnosticar las enfermedades hepáticas en etapa temprana.

Se clasifican las enfermedades por genéticas, metabólicas, o infecciosas.

Las genéticas: son las causadas por defectos genéticos heredados de los padres, como pueden ser: la anemia y la fibrosis quística que son dos de muchas de las enfermedades genéticas.

Las  metabólicas: suelen ocurrir debido a la pérdida de las funciones normales del cuerpo, algunas pueden ser heredadas, como pueden ser: la diabetes mellitus, es una enfermedad metabólica caracterizada por niveles altos de glucosa en la sangre causados por una insuficiencia de producción de insulina por el páncreas. Así como la obesidad, que es uno de los principales factores que contribuyen al desarrollo de la diabetes en los adultos.

Las infecciosas o enfermedades transmisibles: son las causadas por bacterias, virus y parásitos, que utilizan nuestro cuerpo para reproducirse, como pueden ser la tuberculosis, la malaria o paludismo, y el WIH/Sida, todas ellas son las responsables de causar casi la mitad las muertes por enfermedades infecciosas en el mundo.

  • La peste tifus Murino y bubónica
  • Leptospirosis y rabia
  • Teniasis y cólera
  • Salmonelosis y triquinosis
  • Enfermedad del Ébola y Hantavirus
  • Hepatitis y tuberculosis, entre otras.

Higiene:

Se sabe que la higiene es la preservación de la salud, cuyo fin es de reducir los niveles de organismos dañinos en el organismo,  a través de la limpieza y la esterilización, de hecho se recomienda dos prácticas fundamentales, que son:

El lavado de las manos y  zonas de preparación de alimentos con jabón, co el fin de evitar enfermedades que puedan ser transmitidas por bacterias o por el contacto con una persona enferma, el evite tocar las llagas, las heces, o los fluidos corporales de una persona enferma, son otras de las medidas que ayudan a prevenir enfermedades e infecciones bacterianas.

El cocinar los alimentos y hervir el agua potable: las altas temperaturas a la hora de cocinar y hervir los alimentos, matan a los organismos nocivos que no se pueden eliminar con el lavado, a la hora de prevenir las enfermedades causadas por los virus, bacterias, y parásitos es aconsejable mantener limpio el medio ambiente y manipular los alimentos de tal forma, que no estén expuestas a bacterias. Gran parte de los parásitos intestinales se transmiten por contacto con heces de una persona o un animal infectado

Virus:

Estos se encargan de penetrar en las células de los tejidos del cuerpo con una carga de ADN o ARN y comienzan a reproducirse dentro de las células infectadas; las células que  se mueren, liberan las nuevas copias del virus y continúan infectando otras células. Lo que impide que el sistema inmunológico pueda crear anticuerpos que impidan la reproducción del virus y detengan la infección. Todo ello obliga a recurrir a las vacunas que son virus debilitados que estimulan las defensas del cuerpo para combatir las infecciones de virus naturales.

Mucha gente en nuestro país, tiene la costumbre de dejar los platos sucios al alcance de animales domésticos como perros, gatos y gallinas, muchos de estos animales no son tratados por veterinarios pueden provocarnos diversos tipos de enfermedades. El otro de los problemas y causa de muchas enfermedades es la basura, que tiene a las ratas como principales portadoras de bacterias y enfermedades, al convivir con nosotros corremos el riego de sufrir:

  • El resfriado común: causado por un rinovirus
  • La influenza o gripe
  • El  dengue: transmitido por las picaduras de un mosquito,
  • El VIH/Sida: causado por un virus conocido como: Virus de Inmunodeficiencia Humana o VIH la forma más habitual de contagio es por contacto sexual, de una persona infectada a otra sana, o compartiendo agujas o jeringas para la inyección de drogas.
  • La hepatitis: es la inflamación del hígado, ictericia
  • El herpes: herpes labial y herpes genital
  • La Rabia: transmitida por mordeduras de murciélagos infectados, mapaches, perros
  • La Polio: puede causar parálisis, parcial en los miembros
  • La Viruela: aunque ya fue erradicada en 1977, se sigue previniendo a través de la vacunación
  • Las Paperas: infección vírica contagiosa que causa una inflamación dolorosa de las glándulas salivales
  • La fiebre amarilla: es una fiebre hemorrágica viral transmitida por mosquitos infectados).
  • El sarampión o rubéola: una infección en la cual se presenta una erupción en la piel
  • Las verrugas: son virus que pueden tratarse durante varias semanas con soluciones y vendajes que contienen ácido salicílico, o por congelamiento.