CDR553602-750
Es como se denominan a las distintas neoplasias originadas en las células linfoides y en diferentes estadíos de maduración. En la sangre existen dos principales tipos de linfocitos:
Linfocitos B: éstos representan el 5 y el 15% del total de linfocitos que originan las células plasmáticas, que son las que producen anticuerpos y ayudan a proteger nuestro organismo contra virus y bacterias.
Linfocitos T: se encargan de la coordinación de la respuesta inmune de las células y se ocupan de cooperar en el desarrollo de todas las formas de respuestas inmunes; un ejemplo de ello son los anticuerpos producidos por los linfocitos B.
Estos dos tipos de linfocitos, al igual que todas las células sanguíneas derivan de las células madre conocidas como hematopoyéticas, situadas en la médula ósea. Dichas células madre dan lugar a los linfoblastos éstas son células inmaduras que tras varias etapas cuando se maduran forman los linfocitos, de hecho en cualquiera de estas etapas de maduración del linfocito, puede producirse la transformación neoplástica de éstas células.
Se pueden distinguir varios tipos de neoplasias linfoides:
  • Neoplasias de células linfoides inmaduras.
  • Leucemia linfoblástica aguda.
  • Neoplasias de células linfoides maduras
  • Linfomas no Hodkinianos…..etc.

Ayer fue el día mundial del Síndrome de Down: y el eslogan de la organización Down en España dice: “La exclusión nos hace daño a todos, porque todos necesitamos a los demás. Por eso, nosotros luchamos cada día para superar las barreras que alejan a las personas con síndrome de Down de la educación, del empleo, del acceso a actividades de ocio… Y necesitamos tu ayuda para seguir superándolas.” 

Se sabe que el síndrome de Down es una combinación cromosómica natural que siempre ha formado parte de la condición humana, existe en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud. Es un trastorno físico causado por una copia extra del cromozoma 21 o a veces por una parte de él. Es la causa más frecuente de discapacidad congnitiva, las causas que la provocan no se conocen con exactitud, las personas que la padecen son sensibles vulnerables y propensa a padecer enfermedades cardiovasculares, digestivos y endocrinos.

El mensaje del Secretario General de la ONU para con esta enfermedad y como afecta en la sociedad es: «Para los niños/as con, síndrome de Down tener acceso a los servicios de salud  en condiciones de igualdad es fundamental para su empoderamiento y plena participación, de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Son mayoritariamente rechazadas las personas con este síndrome en nuestra sociedad, cuando deberían ser tratados igual que otras personas; nadie pide tener una discapacidad física ni mental, y deberíamos ser conscientes de lo que conlleva padecer cualquier tipo de discapacidad. Somos poco tolerantes con nuestros pacientes y familiares enfermos, en los países poco desarrollados a muchos de estos pacientes los abandonan a su suerte o los esconden, por vergüenza y por considerarlo una maldición. A muchos de ellos se les niega el acceso a la educación al empleo y demás e incluso se les niega el acceso a convivir con familiares y relacionarse con ellos.

A todos nos podría tocar seamos conscientes y terminemos ya con el estigma hacia las personas que sufren cualquier tipo de discapacidad y el especial a las que padecen el síndrome de Down.

Según datos de la OMS, el VIH/SIDA sigue siendo uno de los problemas más graves de salud pública del mundo, especialmente en los países de ingresos bajos o medios. En áfrica en particular la enfermedad sigue siendo una asignatura pendiente, debido a la falta de recursos y falta de acceso al tratamiento, así como las malas condiciones de vida, a todos estos problemas si les añadimos el mal uso de las medidas higiénico sanitarias, los abusos sexuales y la utilización de jeringuillas el uso de drogas inyectables, pues el riesgo es mayor. Según los mismos datos, indican que hay más de 7 millones de personas contagiadas que necesitan tratamiento y no tienen acceso a él. Hay estudios que indican que los índices de infección de VIH entre los jóvenes pueden ser de tres a cinco veces más elevados que entre los jóvenes. Se considera como el agente infeccioso más mortífero del mundo, a escala mundial,  son 34 millones las personas infectadas por el VIH. Hasta la fecha se ha cobrado 25 millones de vidas.Otro factor que favorece la rápida propagación de esta enfermedad en África es la hambruna que azota el continente. Las transmisiones más frecuentes son:

  • relaciones sexuales o contacto buco genitales 
  • transfusiones de sangre contaminada
  • intercambio de agujas, jeringas u otros objetos punzantes y cortantes contaminados
  • transmisión de la madre al hijo durante el embarazo, el parto o el amamantamiento.